Lo último

viernes, 7 de septiembre de 2018

Se va un legendario del cine


El actor, director y productor cinematográfico Burt Reynolds, fallecido ayer a los 82 años, logró su mayor popularidad en Estados Unidos en la década de los setenta, con una carrera en la que compaginó cintas de acción y comedia.

Nacido en Lansing, en el Estado Michigan el 11 de febrero de 1936, en su juventud quiso ser jugador de rugby, deporte en el destacó extraordinariamente, pero tras un accidente de automóvil, se fue a Nueva York con el dinero que le pagó la aseguradora.

En la ciudad de los rascacielos entró por casualidad en una compañía de actores, que le animaron a unirse a ellos, aunque rechazó esta oportunidad y regresó a Palm Beach, para matricularse en la universidad.

Después se integró en un grupo teatral y en 1958 ganó el Premio de Arte Dramático y una beca para el Hyde Park Playhouse en Nueva York, lo que fue su primer paso para llegar a ser actor profesional, principalmente de televisión.

Posteriormente comenzó a hacer papeles de indio, pues su físico y su ascendencia cherokee facilitaban esta identificación.

Después de interpretar pequeños papeles para series televisivas como “Patrulla”, “Ruta 66” o “Perry Mason”, llegó su primera oportunidad en la serie “Gunsmoke”.

A partir de “Some Whisky” (1968), de Arnold Laven, comenzó a protagonizar algunas películas entre ellas “Fuzz” (1972); “Deliverance” (1972), “Smokey & The Bandit” (1977), “The Cannoball Run” (1981).

Surgido de la canteras de la televisión, Reynolds no eludió la polémica en sus primeros años, como ocurrió cuando apareció desnudo para las paginas centrales de la edición de abril de 1972 de la revista Cosmopolitan, la cual cimentó su imagen de símbolo sexual.

En 1980, fundó en Florida un teatro que él mismo dirigió y en el que trabajaron famosas actrices.

También destaca su faceta de director en las películas “Gator” (1976) “The End” (1978), “Sharky’s Machine” (1981) y “Stick” en 1985.
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario