Lo último

miércoles, 6 de junio de 2018

Sexo en Nueva York, 20 años no es nada


Nueva York .- Aunque parezca mentira, hasta hace 20 años muchos hombres no sabían que las mujeres hablaban de sexo sin miramientos y, sobre todo, sin compasión. La que descubrió el pastel fue “Sexo en Nueva York”, serie que revolucionó la televisión y que 20 años después de su éxito sigue siendo influyente.

Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda marcaron la diferencia: muchos hombres que seguían pensando que eran más sexuales por naturaleza, se ruborizaron. Y muchas mujeres, que ya lo sabían pero nunca habían dicho nada, se rieron primero por dentro y luego sin pudor ante frases como “dile a un hombre que le odias y tendrás el mejor sexo de tu vida”.
El caso es que, desde aquel 7 de junio de 1998, todos se quedaron enganchados al televisor, viendo cómo se desglosaba esa verdad no reconocida.
Sexo en Nueva York, 20 años de verborrea sexual femenina
El final del siglo XX no se traducía, entonces, en un Apocalipsis o en el “efecto 2000”, sino en una “epifanía” que cambiaría definitivamente el ritual de apareamiento del animal más complejo de todos.
Superado el tabú sexual (o no), seis temporadas después, dos películas, un “spin off” televisivo (“Los diarios de Carrie”), una versión “bastarda” (la más pedestre “Girls”) y aun cuando parece que esta época se lleva el zapato plano, la serie sigue en el imaginario colectivo, con muchos espectadores que vuelven a ella como si fuera el evangelio de la mujer contemporánea.
“Bienvenida a la era de la pérdida de la inocencia, nadie desayuna con diamantes y nadie vive romances inolvidables… Más bien desayunamos a las 7 de la mañana y tenemos líos que procuramos olvidar cuanto antes”, era la declaración de intenciones de Carrie Bradshaw, la protagonista.

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario